Evaluar Riesgos

Por Jesusdavid Gaviria Valbuena - Jul 15, 2017.

Sentir miedo y/o ansiedad al iniciar un emprendimiento es totalmente normal. Resulta importante imprimirle a esa energía bloqueada llamada temor, una óptima dirección y un valioso significado que brinde mayores beneficios: estar vigilante o alerta y convertirse en un observador más acucioso. Todos los nuevos negocios conllevan riesgos que han de ser estudiados y analizados para poder trabajar o laborar partiendo de esa base productora de energía. Cuando conoces cuáles riesgos estás asumiendo, dispondrás de poderosas referencias para saber cómo afrontarlos y, de esta manera, podrás, con mayor certeza y determinación, avanzar con el emprendimiento que siempre has querido y anhelado.
Al empezar el análisis de los diferentes tipos de riesgos de una empresa, primero debemos considerar cuatro premisas fundamentales: en caso de comenzar tu emprendimiento junto a otra(s) persona(s), socio(s), debes tomar en cuenta que cada persona difiere en su percepción de lo que significa “enfrentar o asumir riesgos”. Es decir, en ocasiones muy frecuentes, un riesgo para ti no necesariamente tendrá el mismo sentido para tu socio. La solución más apropiada o favorable es actuar para crear ventajas de máxima utilidad para la empresa y lograr un consenso.
Recuerda que no estás solo en el mercado. Posees competencia a diario. Con esta realidad en mente, es relevante resaltar que el riesgo de una empresa puede convertirse en oportunidades que favorecen a esa competencia. Debes localizar los riesgos y gerenciar soluciones; así, no les abrirás espacios que brinden o faciliten opciones a tus competidores. Debes minimizar los riesgos y encontrar los medios necesarios para reducir los riesgos que negativamente afectan a tu empresa.
El riesgo es un evento que puede o no ocurrir Le corresponde a la empresa prevenirlo. De no evitarlo, le producirá consecuencias indeseables y le provocará efectos negativos sobre los objetivos de mercadeo o comunicación de la organización. Se conocen cuatro categorías de riesgo que son fundamentales para todas las organizaciones: riesgo político, riesgo cambiario, riesgo competitivo, riesgo de desastres naturales.
Riesgo Político: las decisiones de los mandatarios pueden afectar tu empresa. Los cambios en las opiniones de los líderes políticos y en las políticas públicas representan uno de los riesgos más frecuentes en esta categoría, pero no es conveniente esperar hasta que estos sucesos te afecten. Es altamente preferible o recomendable realizar estudios que suministren información acerca de cómo evitar posibles riesgos antes de dar inicio al emprendimiento. Estos análisis pueden enfatizar examinar los puntos de vista de los mandatarios del país, analizar patrones anteriores, estudiar los antecedentes políticos del país, elaborar una recolección de opiniones públicas y análisis de expertos.
Riesgo Monetario: como los países poseen o presentan variaciones y controles cambiarios, la empresa debe ser cuidadosa con los riesgos existentes en caso de no poder adquirir divisas a tiempo, o no poder obtener la cantidad suficiente de dinero para manejar o gerenciar la empresa. Riesgo Competitivo: bajo esta categoría, se analiza la fuerza que poseen tus competidores en el mercado: cuáles son las similitudes y cuáles son los rasgos distintivos. Para lograr enfrentar los riesgos de la competencia, debes realizar operaciones que sean compatibles con el mercado, aplicar estrategias dirigidas a los clientes. Al igual se deben incorporar los aspectos positivos de la competencia, con una característica muy significativa que favorezca a la empresa: asignarle un valor diferenciador.
Riesgo de Desastres Naturales: son los riesgos adicionales al funcionamiento o estrategias de mercadeo. Las organizaciones enfrentan retos o desafíos para estimar la probabilidad de daños que pueden ocasionar los eventos naturales. Aunque en Venezuela es poco factible o probable que ocurran catástrofes naturales, y sin estar exenta de estas posibles o futuras situaciones de la naturaleza. la empresa tiene que estar calificada ante cualquier eventualidad.

Comentar